Imperativo Categórico de Kant

Etica. Con Daniel Berisso. Jueves a la noche, Calle Paraná, CABA, Argentina.

Estuvo ahí Kant con nosotros, estuvo tocando nuestras mentes, sensibilidades, nuestros espacios y nuestros tiempos y todo lo que antes estaba organizado o a-parecía ordenado ante nosotros sinuosamente fue moviéndose y al menos la mortal que escribe, salió con el mundo cambiado.

conocimientokant

Y digo que estuvo Kant porque en la clase estuvieron Dr. Ricardo Maliandi, la profe entrañable Teresa Calatroni, que dicen que la semana que viene toma el curso…y Kant, claro. Digo que estuvieron por aquella teoría – de la que yo doy testimonio que al menos en mí suele ser lo que me pasa – que no registramos ni aprehendemos una palabra nueva o un significado nuevo de esa palabra, o un concepto o algo, hasta que lo hayamos repetido 7 veces. Yo agregaría hasta que lo hayamos pasado por nuestro cuerpo – no sólo cabeza – siete veces. Cuerpo en sentido amplio no en sentido estricto – cuerpo con todo lo que para vos constituya tu cuerpo – dejando que eso que escuchamos o leemos nos interpele, nos cuestione…como decía un hombre de la calle maleducado y hermoso del que me enamoré una vez…hasta que se te llene el culo de preguntas.

Buen, decía que estaban todos porque esta palabra la escuché primero de Maliandi. Y no sé como explicarte pero cuando lo conocí a Maliandi sentí y supe que me estaba pasando un legado, que su compromiso con la Filosofía me sostendría  y sería mi ancla y sentí toda su vida dedicada, su dedicación, su amor, lo feliz que era haciendo eso, no era que él daba la vida es que él iba a donde la vida estaba y se quedaba ahí gozando.

immanuel%20kant%20atrevete%20a%20pensar

Y sigue la adorada Teresa, que es su custodia y siempre te habla de él y siempre te vuelve a conectar. Y explica tantas veces como sea necesario. O sea que de ella habré escuchado otras 5 veces la explicación del imperativo categórico.

Pero además, y sobre todo, pertenecer a un cuerpo más grande, a una comunidad, donde todos estamos en la misma, dejándonos interpelar e interpelando, convirtiendo, aprendiendo es como estar conectado con una gran nube donde el conocimiento baja de otra manera, está en otra vibración, está convertido en texto sagrado, como la Biblia o la Torá, donde la Palabra te Transforma.

Y este jueves más cercano Daniel Berisso, simple y humilde, accesible, repitiendo otra vez el imperativo categórico. Y entonces entró en mí y transformó mi vida.

Y sentí que toda vez que yo haga algo por mi propio beneficio, por egoísmo entonces eso no es ético desde la mirada de Kant. Porque mi máxima no podría convertirse en ley universal (de hecho si a mí no me conviniera, en el ejemplo, haría otra cosa).

Y me quedé pensando los caminos misteriosos de la vida, donde un Maestro como Maliandi empieza algo en el 2014 y recién en 2016 germina de la mano de Berisso y que no hay tarea más grande o más pequeña, hay un dedicarse a lo que tenga sentido para cada uno, hay un liderar la propia vida eligiendo que cada vez más nuestro ser – decir – hacer vaya ganando coherencia en lo que aparece allí afuera en nuestra vida como reflejo de lo profundo que nos habita.

Y me quedé interpelada y ahí vino él a buscarme siempre tan amoroso y funcional a mis necesidades y sentí que – profunda y kantianamente – lo estaba engañando.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s