Perder el pasado

Darlo por perdido. A todo lo perdido, sanamente aceptarlo perdido.

Es decir dejar de manejarlo, de hacerlo, de construirlo enmendarlo y embellecerlo en una insaciable relación muerta, muerta solo conmigo, porque él no está ya así que es conmigo, con las imágenes que a mi se me antojó construir de él, que me fueron funcionales a mi compulsión a manejarlo todo, a negarlo todo. Sólo que con las condiciones armadas para que suene bello y bueno y verdadero.

Soltar la pretensión de saber qué carajos pasó con él. No lo sé. Misterio. Un día se fue ý me dijo con el celular en la mano, te llamo, mirá que te llamo, atendeme. No dejes de atenderme. Y el celular no sonaba y no sonaba. Y yo lo llamaba y él no atendía y no atendía. Y me avisaron pasá por la comisaría tuvo un accidente. Y el auto en la esquina destrozado, el chofer me pregunta ves el auto, no, acá no está. Sí estaba, destrozado. Pero eso no era lo que yo quería ver, así que no lo ví.

Y luego, está muerto. Y luego el cuerpo quemado. Y sus pies. Y su uña lastimada. Y lo reconocí. Y eso fue todo. Porque nunca más lo ví. Nunca más lo pude abrazar. No sé donde se fue. Es imposible que esté ahí debajo de esa lápida que voy a visitar y que re dibujo su nombre porque se borra.

No está, ni su cuerpo ni su voz ni sus ojos ni sus brazos. Y yo diciendo todo el tiempo que sí. Haciéndome cargo de la falacia enorme de dibujar que él está, está igual…Un carajo. Se murió y nunca más se acordó de nosotras.´No tengo la más puta idea de donde está. Y renuncio a dejar de sostener toda esta farsa.

Se murió y está muerto. Más muerto que una tapia.

Y no está en mí, no late en mí, no vive en mí. Mi cuerpo es mío ya no es uno con él. No somos más uno. Cómo se escindió de nuevo? cuando fue? cuando ocurrió? porqué faltó a su promesa? Que promesa pelotuda, si todos vamos a morirnos.

Y buen, llegó el límite. Y no lo puso la razón. La cabeza. Ni la inteligencia. Me lo puso mi cuerpo. Lo incluí en escena y él lo vióo muy claro. Dejalo ir. No busques entre los muertos al que está vivo. No te busques vos ahí. Ni a él. Están los dos vivos.

Ya terminó el acuerdo. El acuerdo era hasta que la muerte los separe y ya lo hizo. Nadie faltó a la cita. Todo fue honrado.

Soltar, perder el pasado. Aceptar el misterio. Incluirme en la vida de nuevo.

Alivio. Liviandad. Gracias cuerpo mío por tu sabiduría ignorada tanto tiempo, tantas veces por mí. Gracias SDI. Gracias.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s